Efectos colaterales de la pandemia: velatorios digitales

funeral-covid19

El brote del coronavirus está propiciando nuevas formas de dar el último adiós a quienes fallecen por Covid-19. Ni besos, ni abrazos. Una vez más, se evidencia la participación de la tecnología en innovadoras soluciones que van asentándose conforme pasan los meses de batalla contra el virus.

Entre las consecuencias de la pandemia, se contempla el colapso de empresas funerarias y la flexibilidad de las tradiciones culturales, que se fusionan con estrictas medidas de seguridad al momento de la despedida final de las víctimas del Coronavirus. En medio de un luto que resulta transversal en todo el mundo, se ha optado por realizar memoriales en línea para unir virtualmente a los participantes y que puedan recordar al difunto sin limitación geográfica.

Los hospitales han extremado las medidas de seguridad y han descartado las visitas con motivo de un último adiós. Quienes corren con más “suerte” solo pueden observar a sus familiares a través de un vidrio, ocupando mascarillas, trajes protectores y guantes. Otras personas, eligen el recurso de la videollamada.

El hecho de sobrellevar el duelo de la pérdida de un ser querido en medio de la cuarentena, sin posibilidad de acudir al velatorio, suma una preocupación a los allegados que impacta de alguna manera en su salud mental.

China, el pasado mes de febrero, prohibió los funerales y en algunas zonas también los entierros que suelen incluir rituales y actividades con cánticos e instrumentos musicales, pues no disponían de espacio en los cementerios. En ese momento, la pandemia se extendía desde Wuhan al exterior.

Startups toman protagonismo

La tecnología no deja de sorprender por los servicios que ha generado para apoyar a los afectados por la pandemia.

Se trata de Eternify, una empresa española que lanzó al mercado un libro de condolencias digital, que atiende la desesperación que supone no poder acudir a velatorios por cuarentenas obligatorias. Permite que desde un dispositivo móvil se puedan recopilar palabras de apoyo. Los mensajes se agrupan en un libro editado para construir un recuerdo colaborativo del fallecido.

Su manejo no requiere de avanzados conocimientos digitales. No amerita la descarga de una App ni de otros programas. Para su funcionamiento, solo solicita ingresar un correo electrónico en la página correspondiente, el nombre del difunto y un teléfono para crear el perfil de administrador.

Su CEO, Francisco Guerrero, indicó que la herramienta “conecta a los presentes en el sepelio con los ausentes al acto y les permite compartir condolencias e imágenes y homenajear al difunto, lo que supone un efecto terapéutico para los seres queridos. Los más mayores son más escépticos, aunque en seguida ven que es algo sencillo de manejar. Lo único que buscamos es facilitar que los familiares comiencen a asimilar el fallecimiento». Se disponibilizó gratuitamente para las familias y funerarias de España que lo solicitaran durante el tiempo que dure el estado de alarma.

Eternify mantiene como filosofía, la colaboración en la transformación digital del sector, a través de servicios que faciliten el bienestar de las familias y ayuden a las empresas a estar preparadas para la digitalización. Su uso fue asentándose en Europa durante sus inicios en noviembre de 2019, actualmente presentan un flujo de entradas desde el continente americano, resaltando Colombia.